La figura del iWorker, el nuevo empleado de la era digital

Las empresas viven un periodo de transformación en todas sus dimensiones. Además del modo de vender, darse a conocer y potenciar el negocio, las personas que las forman también están cambiando dando paso a nuevos perfiles. El modo de trabajar y las relaciones profesionales han dado un giro de 180 grados con la llegada de las nuevas generaciones de trabajadores, y su convivencia con los empleados más veteranos de las compañías. Por ello, el mayor reto de una empresa hoy en día, en cuanto a la gestión de esta transformación, es aunar talentos entre los perfiles más tradicionales y aquellos más actuales para evolucionar hacia un nuevo modelo de trabajo. Esto supone que el desafío colaborativo sea ahora tema clave en la mesa de la mayoría de directivos tanto en pequeñas como grandes empresas.

La evolución de los puestos de trabajo es ya una realidad. Las propias empresas se ven obligadas a impulsar esta adecuación entre sus trabajadores, que cada vez buscan tener más agilidad, movilidad y ubicuidad. Los nuevos perfiles profesionales son ahora polivalentes y requieren procedimientos mucho más flexibles en su día a día que los que han tenido hasta ahora. Por ello, la transformación digital es ahora la puerta para poner solución a esta situación, pero antes de iniciarla es necesario que los directivos de las compañías tengan claro cuáles son sus necesidades en materia de tecnología.

Altamente cualificado, digital y con bastante autonomía, así es el iWorker

Este nuevo tipo de trabajador, el iWorker, es el perfil que necesitamos para identificar las necesidades de la empresa en materia de entorno colaborativo y nuevas tecnologías. Necesitaremos conocerle, analizar su modo de trabajar y compararlo con el hasta entonces existente. Los nuevos iWorkers son personas altamente cualificadas y con gran peso en el ámbito digital, que precisan un acceso a la información con la que tienen que trabajar mucho más precisa. Para impulsar este nuevo modelo y fusionarlo con el de los profesionales más veteranos, es necesario crear esos nuevos entornos colaborativos que permitan a ambos tipos de trabajadores optimizar al máximo su tiempo, aprovechar sus sinergias y compartir conocimientos de manera ágil.

Para conseguir poner en marcha esos nuevos procesos colaborativos es importante realizar un exhaustivo estudio de la situación, siempre de la mano de expertos que identifiquen el nivel de maduración digital de la compañía. Después, con todos estos datos, solo quedará designar las soluciones más apropiadas para crear el nuevo espacio de trabajo, centrado en las personas y sus necesidades diarias.

En Ricopia te ayudamos a materializar la transformación digital de tu negocio mediante nuestro servicio de auditoria digita  Digital Go On,  de manera sencilla. Somos especialistas en implantar la colaboración empresarial en todo tipo de compañías de forma totalmente personalizada,  ¡Contacta con nosotros si aún no has comenzado tu evolución!

Quiero recibir más información

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*